Desgraciadamente, el 25 de noviembre celebramos el día en contra de la violencia de género. Y decimos desgraciadamente porque tenemos que recordar y hacer memoria de la multitud de mujeres asesinadas a manos de sus parejas, por el simple hecho de ser mujer. Este año, como nos recordaron en el Acto que ha tenido lugar lugar hoy,  ya van 53 víctimas.

En un primer momento con una representación de todos los Centros Educativos de la localidad, se leyeron los respectivos Decálogos en contra de la violencia machista, lanzados para la concienciación y rechazo a esta lacra. Con ésta intención y la de hacerlo extensible a la localidad, marchamos con nuestras pancartas, construidas para la ocasión por los alumnos de compensatoria de Matemáticas con D. Ramón Moral hacia la Plaza de los Naranjos. Allí se recordó  a casa una de las 53 mujeres víctimas de la violencia de género.

Termino como empecé, con un deseo: ojalá nunca tengamos que celebrar este día. Ojalá eduquemos creando conciencia. Ojalá, más pronto que tarde,  sea una celebración por  cero mujeres asesinadas.