Cuando un alumno repite curso, el grupo se beneficia de su experiencia, y esto hace crecer al resto.

La historia de este proyecto nace desde la temática del dibujo tecnológico y su vertiente del dibujo 3D mediante herramientas informáticas. Con la idea de trabajar por proyectos, en años anteriores el alumnado de 3º ESO ha diseñado, dibujado y montado un semáforo, al que posteriormente se le ha añadido el circuito eléctrico necesario y la programación mediante ARDUINO, enlazando así diferentes áreas de aprendizaje. 

Pues bien, al iniciar este bloque de contenidos durante el presente curso 18-19, y presentar al grupo lo que tenía planificado, allá enero, uno de los chicos propone hacer algo distinto para que él no tenga que repetir el mismo trabajo (nuestro misterioso repetidor). Sin tenerlo planificado, me propone hacer entre toda la clase una maqueta de una zona del pueblo. La idea me encantó y comenzamos a dar forma al proyecto. 

Lo primero fue crear un documento compartido para que cada uno aportase ideas. Gana por mayoría la “Pz. Santa Ana”, o como es conocida en Bujalance, el “Paseo Viejo”. Se organizan dos sesiones de medición in situ, donde el grupo aprende a tomar medidas de los distintos elementos, para posteriormente aplicar la escala de maquetación. Organizados por parejas, se asignan aleatoriamente las distintas zonas de la plaza, y comenzamos a medir. Posteriormente se realiza el modelado 3D mediante Freecad y la impresión. 

En los últimos días, afrontamos la última fase, el montaje de todas las piezas en un tablero de madera. Coincidiendo con las “VI Jornadas de Puertas Abiertas”, el grupo coloca la maqueta en el recibidor del centro para que tanto alumnos como profesorado puedan disfrutar del trabajo de este maravilloso grupo de alumnos.

Superar los miedos, las inseguridades, creer en el trabajo en equipo y la motivación, hacen salir esas sonrisas a cada uno de ellos, y por supuesto, la de este profe que tanto ha disfrutado con ellos durante este curso.