El pasado día 30 de Enero se conmemoró el día de la Paz. Nuestro Centro colaboró  activamente en la organización.

 

 

MANIFIESTO POR LA PAZ

Sabemos que hay lugares en nuestro mundo en donde la violencia es la única
ley que impera. Que hay muchos niños que no saben jugar, que no saben leer,
ni sumar ni restar. Sólo saben de armas, de matar, de odiar, de torturar, porque
en sus países hay guerra.

Pero también comprobamos que hay otras muchas situaciones en donde la paz
es pisoteada. Vemos por la tele que hay muchos niños que mueren de hambre
porque no tienen nada para comer, otros niños mueren con pocos años porque
no hay medicinas para curar sus enfermedades; hay niños que son vendidos
por sus padres a señores ricos para que sean sus esclavos. Son muchos niños
y niñas los que tienen que emigrar de sus tierras empobrecidas para poder
vivir.

 


Tenemos un sueño: un mundo en donde todos los niños y todas las personas
podamos reír y no llorar por la muerte de seres queridos víctimas del
terrorismo, del racismo o de la violencia. Un mundo en donde todos los niños
podamos jugar, correr, bailar, crecer, estudiar, navegar por “internet” y no se
muera por falta de vacunas, de medicinas y de alimentos. Un mundo en que
todos seamos amigos y no rivales. Soñamos con un mundo en que sí se pueda
vivir porque hay PAZ. Imaginamos un mundo en que todos podamos vivir
porque “hay sitio para todos”.

Por eso hoy nos hemos unido para, entre todos, derruir los muros del odio,
de la violencia, del rencor; para asaltar la valla que separa la pobreza y la
guerra, del bienestar y la PAZ; para romper las rejas que marginan a los que
no son como nosotros, a los que no piensan como nosotros ni creen lo mismo
que nosotros; para abrir las verjas de nuestros prejuicios a los que tienen otro
color de piel distinta de la nuestra; para asaltar las torres de la sospecha y la
desconfianza ante quien tiene una lengua y cultura distinta a la nuestra.

Pero esto sólo es un sueño, o ¿no? Sabemos que no basta con hablar
de paz. Uno debe creer en ella y trabajar para conseguirla. La podemos
conquistar entre todos cuando tendemos la mano a quien nos necesita, cuando
perdonamos de corazón a quien nos ha molestado. La paz comienza con una
sonrisa.

 

En breve dispondremos de imágenes del evento.