Desde hace más de 40 años nuestro viejo Centro ha participado en la formación de cientos de chicos y chicas que llegaron a sus aulas con ilusión adolescente.

En ellas no sólo aprendieron matemáticas y lengua, sino un modo de vida basado en el respeto, el trabajo y el esfuerzo personal, iluminados siempre por la Fe en Cristo y el amor a su tierra.

Pero sus vetustas salas necesitaron adaptarse a los nuevos tiempos. Nuestro Centro debía renacer para seguir sirviendo como foro de intercambio de conocimientos y experiencias vitales, para convertir los chicos y chicas de hoy en Hombres y Mujeres para los demás.

 

Y nos pusimos a ello.

Hoy, aquellas salas se han convertido en una sala multimedia, una sala de ordenadores, una sala de exposiciones, un salón de actos, un gimnasio, nuevos talleres, aulas con pizarras inteligentes  y un largo etcétera.


No te quedes en la puerta. Pasa, acompañanos y caminemos juntos Hoy hacia el Futuro.